Andorra incendiada por la decisión de Jocs SA

Luis Blanco | 10 Enero 2019

La licencia de Jocs SA causa problemasJocs SA, una empresa de apuestas con sede en la región autónoma de Andorra, puede verse envuelta en una gran controversia y un duro golpe financiero si sus competidores logran sus pretensiones. En julio de 2018, el distrito de Andorra adjudicó los derechos de explotación a casino Jocs SA, una compañía que, hasta ese momento, tenía muy poca experiencia en el sector de los casinos. De hecho, el operador solo había gestionado y explotado salas de bingo.

Entre los candidatos más idóneos y las empresas que han solicitado la misma licencia se encuentran Partouche France, Casinos Austria, el Grupo CIRSA de España y el Grupo Genting, todos ellos operadores con amplia experiencia en el sector de los casinos.

¿Entonces por qué Jocs SA?

Según los competidores, la oferta se adjudicó a Jocs SA como resultado de unas negociaciones comerciales llevadas a cabo en secreto. Entretanto, los cuatro han emprendido acciones legales contra la empresa y han indicado que solicitarán tanto la anulación de la decisión de adjudicar la oferta a la entidad como la eliminación total de la actividad como operador autorizado.
 
El grupo de cuatro ha manifestado que todas las empresas del grupo han cumplido plenamente los requisitos establecidos por el Consejo Regulador de los Juegos de Azar de Andorra.  Además, todos y cada uno de los cuatro operadores tienen mucho más que ofrecer en términos de aportación de capital, así como una amplia experiencia en el sector de los casinos.  El grupo también afirma que Jocs SA no pudo cumplir con todos los requisitos de calificación, y ahora exige respuestas sobre por qué se le concedieron a la empresa los derechos para explotar un casino, a pesar de que tuviera poca o ninguna experiencia en este ámbito concreto del sector.

Una investigación aparentemente justificada

Poco después de que la CRAJ (Autoridad Andorrana de Juegos de Azar) anunciara la concesión de la licencia a Jocs SA, se inició una investigación informal por parte de las cuatro empresas que formaban parte de la competencia oficial en el proceso de licitación.  Durante la investigación, se han descubierto algunas actividades sospechosas. Por un lado, Jocs había optado por asociarse con Novomatic por su experiencia en tecnología de juegos.  Más tarde se supo que una empresa de nombre SIQ, registrada en Eslovenia, designada para asistir a la CRAJ en el proceso de adjudicación y evaluación de las ofertas, tiene vínculos distintos con el Grupo Novomatic.

Por no mencionar el hecho de que el Grupo Genting se había comprometido a invertir más de diez veces lo que había propuesto Jocs SA.

Sources:

https://calvinayre.com/