El juego online tumba a las tragaperras físicas

Luis Blanco | 07 Agosto 2019

El juego online tumba a las tragaperras físicasEl número de tragaperras en España se ha reducido en 60 000 máquinas debido al auge de los juegos de casino online. Una de las experiencias más cotidianas de los españoles durante las últimas décadas era la de entrar a una cafetería o bar y escuchar de fondo el inconfundible sonido de las máquinas tragaperras. Pues bien, parece que las nuevas generaciones no la vivirán, y es que el número de estos dispositivos desciende rápidamente mientras que los juegos de casino online no dejan de crecer.

Las máquinas tragaperras se extinguen

Según los datos proporcionados por el Consejo Empresarial del Juego, uno de los organismos más importantes dentro del sector en España, la cantidad de máquinas tragaperras en nuestro país ha caído en torno a un total de 60 000 dispositivos.

A finales de 2008, el total de máquinas de este tipo que estaban repartidas por toda la geografía nacional superaba con creces las 255 000 unidades. Sin embargo, solo 10 años después, la cantidad de este clásico entretenimiento ha descendido hasta las 199 000 máquinas.

Claro que esto no solo ha afectado al número de máquinas, sino también a su recaudación. En el mismo periodo de tiempo que hemos indicado antes, los ingresos han pasado de los 4400 millones de euros a los 2880 que se generaron en el ejercicio pasado.

Así, es fácil entender que las máquinas tragaperras del país no están pasando por un momento precisamente bueno. Es más, muchos establecimientos están decidiendo eliminar de sus instalaciones estos dispositivos, y es que cada vez son menos los usuarios que se acercan a un bar o cafetería a disfrutar de las tragaperras de toda la vida.

Los jugadores se refugian en internet

Pero ¿significa esto que la cantidad de jugadores está descendiendo también? Nada más lejos de la realidad, y es que España es uno de los países que más juega en todo el contexto europeo y, además, las tragaperras siguen siendo uno de los juegos favoritos en el país.

El motivo que explica que las máquinas tragaperras convencionales estén abandonando los bares y cafeterías de casi cualquier ciudad no es otro que el juego online. Los casinos en línea han conseguido superar la oferta que los dispositivos físicos pueden ofrecer por muchos motivos.

Uno de ellos es la variedad. Los establecimientos físicos pueden tener como mucho 2 o 3 máquinas tragaperras, una cantidad que resulta irrisoria en comparación con las decenas de máquinas tragaperras que cualquier casino online puede proponer a los jugadores.

Todas ellas tienen temáticas diferentes, modos de juego variables y, por lo tanto, ofrecen una experiencia exclusiva a quienes se acercan a ellas. Así, es fácil entender que muchos prefieran gastar su tiempo y su dinero en un entorno en el que la diversión está más diversificada y pueden acceder a máquinas de todo tipo de una forma rápida y sencilla.

El anonimato o, si se prefiere, la intimidad son también motivos que han provocado que los jugadores se desplacen del típico salón de juegos a la pantalla del ordenador en casa. Jugar a las tragaperras desde casa evita miradas indiscretas y da al usuario la oportunidad de relajarse mientras disfruta de un rato de ocio.

Por supuesto, la inversión en seguridad que han hecho los casinos online y la confianza que transmiten las leyes de control son factores importantes en este cambio de tendencia.

Una tendencia imparable

Si decíamos que el sector de las máquinas tragaperras físicas parece estar en serio peligro de extinción, el de los juegos de casino en línea no podría gozar de mejor salud. He aquí los 2 platos de una balanza que hace tiempo que ha perdido el equilibrio y que se está decantando de forma cada vez más acusada por los juegos de azar en internet.

La facturación de los casinos online se multiplica ejercicio tras ejercicio. Tampoco hay que olvidar que el número de jugadores activos es muy destacado, y es que los últimos estudios demostraron que hay más de 1,5 millones de usuarios registrados en los casinos en línea que hacen usos de sus servicios de forma frecuente.

Esto explica que muchas empresas que hasta hace no tanto se dedicaban a las máquinas tragaperras convencionales hayan decidido migrar su actividad económica al sector online. Este es un campo en plena expansión que está viviendo un momento dulce, lo que ha salvado a muchas compañías de verse abocadas a un cierre siempre traumático.

Con todo, lo que esconde el descenso de máquinas tragaperras físicas no es un fracaso del sector de los juegos de azar. Lo cierto es que lo que hay detrás de esta realidad es una reconversión de la industria del juego que ha llevado a que las tragaperras pasen a formar parte de la oferta de los casinos online en lugar de estar presentes en entornos físicos como siempre había sido.