La Inteligencia artificial y su debate ético

Luis Blanco | 21 Agosto 2017

La Inteligencia artificial y su debate éticoLa ciencia ficción lo pronosticó. El cine lo ha proyectado. La irrupción de la inteligencia artificial (IA): El machine learning y los programas informáticos que realizan operaciones similares al razonamiento humano adelantan una nueva era. Avances científicos y tecnológicos que empiezan ya a dejar huella en el devenir cotidiano. Han transformado la forma en la que se trabaja, se transmite información y se accede a la oferta de ocio, como ha ocurrido con los casinos online en los últimos diez años.

Pero el debate sobre las implicaciones éticas de la inteligencia artificial está servido. ¿Los robots creados por ella convivirán en armonía o supondrán una amenaza? ¿Implicarán una ayuda o un freno en el desarrollo del ser humano? ¿Qué sucederá cuando estas máquinas inteligentes lo sean más que los hombres? ¿Nos salvarán o, por el contrario, nos destruirán? ¿Estamos preparados para convivir con máquinas inteligentes?

La polémica permanecía agazapada en los círculos de científicos, investigadores, informáticos, filósofos y apasionados de la tecnología, entre otros. Una controversia que inundó las redes sociales y la sociedad a raíz del pronunciamiento de dos de los gigantes de Silicon Valley: Mark Zuckerberg (Facebook) y Elson Musk (Tesla y SpaceX).

Gurús enfrentados

Aunque ambos empresarios invierten en inteligencia artificial, sus posturas son diametralmente opuestas. El debate se fraguó en las redes sociales y evidenció lo que desde hace tiempo diversos expertos han juzgado en sus respectivas áreas. Por su parte, Musk advirtió en una conferencia a los gobernadores estadounidenses que la inteligencia artificial es uno de los principales peligros a los que se enfrenta la especie humana. Asimismo, añadió que las personas deberían estar muy alarmadas.

El empresario nombró algunos ejemplos como robots desencadenando guerras a través de la manipulación de la información o matando a seres humanos por las calles. Por ello, citó la necesidad de aplicar medidas para una regulación preventiva.

Mientras, Zuckerberg calificó de irresponsables tales declaraciones. El dueño de Facebook considera que el desarrollo de la inteligencia artificial supondrá una mejora en la calidad de vida de la gente. A ello respondió Musk en un comentario de Twitter, alegando que la visión de Zuckerberg es muy limitada.

Facebook emplea usualmente esta herramienta para examinar los contenidos problemáticos de la red social. En este sentido, ingenieros especializados trabajan para el desarrollo de proyectos como la comunicación mediante el pensamiento.

No es la primera ocasión en que Musk manifiesta sus reservas con respecto a la inteligencia artificial. ¿Su preocupación? Radica en la posibilidad de que los robots se rebelen contra los humanos. Por este motivo, ha emprendido la creación de un centro de investigación cuyo propósito es desarrollar una inteligencia artificial “humana”.

Singularidad tecnológica: punto de arranque de la controversia

A raíz del debate público entre los dos empresarios estadounidenses, han salido a la luz todo tipo de opiniones al respecto. Esta controversia tiene un punto de arranque: la singularidad tecnológica. Este momento implica que la inteligencia artificial es similar a la humana o incluso se convierte en superior. ¿Qué supone este hecho? La presencia de un equipo, red informática o robot que crea periodos de autoaprendizaje. Así, le permite rediseñarse, lo cual implica el desarrollo de máquinas más potentes y perspicaces que el ser humano.

¿En qué instante se producirá? El momento exacto lo apuntala la Ley de Moore. Ideada por el fundador de Intel, postula que cada dos años los transistores de un microprocesador se duplican. Para algunos, este hito se producirá en torno al año 2040, cuando se cuente con el hardware idóneo capaz de procesar la información necesaria.

La situación que puso voz a los pros y los contras de la singularidad tecnológica tuvo lugar cuando se instauró en la inteligencia artificial el aprendizaje profundo. De este modo, científicos e investigadores alzaron sus opiniones favorables y desfavorables.

Para Stephen Hawking, la inteligencia artificial vaticina el fin del ser humano. El físico-teórico apunta, no obstante, que los sistemas tecnológicos que ha empleado hasta ahora son útiles. Aun así, matiza que en el instante en que los robots sean capaces de crear redes neuronales y rediseñarse por su cuenta superarán a los humanos.

En la misma línea se pronuncia Steve Wozniak, cofundador de Apple. Siente preocupación, al considerar que los ordenadores pueden aventajar a la especie humana.

¿Cuál es la situación actual?

Las personas que están trabajando actualmente en el área de la IA aseguran que se está lejos del aprendizaje profundo. De este modo, queda mucho camino por recorrer para que las máquinas sean igual de inteligentes que las personas, como asevera Yann LeCunn, director de IA en Facebook. Además, los científicos no han esclarecido qué es la conciencia. Un conocimiento que se antoja imprescindible para el desarrollo de este tipo de software inteligente.

Por lo tanto, esta nueva ola tecnológica, que perfila robots superiores a los humanos, lejana a la realidad todavía, estimula y asusta a partes iguales. ¿Será capaz el ser humano de convivir en armonía con una máquina inteligente?

Juega a uno de estos casinos en linea populares