La estrecha relación entre el póker y Wall Street

Luis Blanco | 16 Julio 2017

Poker Meets Wall StreetMúltiples actividades y situaciones emplean una mecánica y aproximación similar a la del póker, como las operaciones y artilugios financieros que inundan Wall Street. Las habilidades necesarias para dominar este juego se pueden aplicar en muchos y variopintos ámbitos. Por ello, los profesionales del póker se han convertido en empresarios demandados. Y es que, parece que las características que definen a un buen jugador de póker también sirven para cincelar un excelente operador de bolsa.

De hecho, las estrategias propias del póker sirven para evaluar las habilidades de los candidatos en las entrevistas de trabajo hasta para aprender a aplacar el estrés propio de cerrar un trato. El póker ya no es solo un juego de casino, sino una valiosa habilidad adquirida que es apreciada como súper útil en el mercado financiero.

¿Cuáles son los paralelismos?

Los paralelismos entre el póquer y Wall Street se han hecho más evidentes en los últimos tiempos, pero solo desde 2003 las empresas se lo han tomado en serio a la hora de contratar a nuevos empleados. Obviamente, ha habido precursores. Susquehanna International Group, por ejemplo, realiza torneos internos para supervisar la pericia en la toma de decisiones y contratar a nuevos corredores desde que fue fundada en 1987.

Una metodología suscitada por la relación en torno al póker de los fundadores de Susquehanna, dado que ya compartían veladas de baraja, fichas y tapete cuando iban a la universidad. Primer esbozo de una tendencia que se extendería cuando el aficionado Chris Moneymaker venció a cientos de jugadores profesionales para adjudicarse el evento principal de Texas Hold'em de la Serie Mundial de Póker de 2003.

Abrió los ojos a los encargados de recursos humanos, a los que se viene instando a que merodeen salas y casinos de póker en línea y encuentren potenciales operadores de bolsa. Asimismo, unas cuantas manos de póquer a menudo constituyen la parte final de una entrevista, y algunas empresas sienten que mostrar un desinterés en el póker es suficiente para descartar a un candidato. Pero… ¿Qué tienen exactamente en común los jugadores de póquer y los operadores de Wall Street?

Habilidades y éxito

Los jugadores de póker necesitan mantener la calma bajo presión, precisan de un enfoque racional del riesgo, autodisciplina y una buena memoria. Cualidades comunes a las de los operadores de bolsa exitosos. Estos buscan valores que se están vendiendo ligeramente a la baja, compran y venden rápidamente para obtener rédito. Los jugadores de póker trabajan continuamente con probabilidades para juzgar si las apuestas que hacen otros jugadores tienen sentido, dadas las cartas que están sobre la mesa.

La inteligencia general y la intuición permiten a los jugadores de póquer observar información o comportamientos, cuantificarlos y tomar decisiones objetivas. Esto, en esencia, es de lo que se tratan las operaciones bursátiles.

Online Poker and Wall StreetRiesgo y disciplina

Puede parecer irónico que haya semejanzas entre jugar al póker y trabajar en Wall Street si se tiene en cuenta la crisis financiera mundial de 2008, en la que los imprudentes hábitos de gasto de los grandes bancos crearon tal caos. Wall Street, sin embargo, ambiciona aprovechar el talento y las habilidades de los jugadores de póker para moderar las transacciones arriesgadas.

Los encargados de recursos humanos pueden detectar a jugadores de póker en línea que esperan pacientemente juegos concretos, lo que demuestra que poseen la autodisciplina necesaria para no ir más allá de las apuestas financieras seguras.

Curiosamente, es la capacidad de observar el comportamiento de los demás y utilizarlo para decidir qué hacer lo que hace que los jugadores de póker sean buenos operadores comerciales, pero pobres inversores. Los comerciantes de éxito ven lo que otros están haciendo y lo mejoran; los inversores se centran en la anticipación a eventos futuros. El parqué requiere más improvisación que la oficina del corredor de inversiones. Históricamente, los corredores tenían un origen acomodado y buena formación y lazos familiares, mientras que los operadores comerciales eran menos privilegiados, algo que compensan esto con determinación y actitud.

Una relación bidireccional

Los jugadores de póquer no se convierten simplemente en operadores comerciales, sino que los operadores comerciales también suelen ser buenos jugadores de póquer. Trabajadores de Wall Street han ganado importantes torneos y, por ejemplo, la noche anual del póker de Wall Street, cuyos beneficios van a Math for America, fue instaurada por James Simons, fundador de una firma de fondos de cobertura llamada Renaissance Technologies.

Teniendo a priori tal talento natural para el póker, los operadores comerciales profesionales utilizan a menudo el juego para relajarse. Contribuye a mantener las habilidades de negociación a punto y muchos tratos se cierran en torno o debido a una mesa de póker, al mismo tiempo que se pueden conseguir importantes contactos.

El golf ha favorecido la relajación y los acuerdos comerciales entre los líderes de varios sectores durante muchos años, y el póquer parece ser el equivalente para los operadores de bolsa. Incluso hay una versión de póquer llamada Wall Street, lo que demuestra una vez más lo estrechamente interconectados que ahora están las operaciones bursátiles y este juego.