El nuevo vídeo arbitraje en el fútbol, a examen

Luis Blanco | 06 Abril 2017

Fútbol

Han pasado cuatro meses desde que se probó por vez primera el vídeoarbitraje o VAR en un partido de fútbol y este se ha convertido en un tema de conversación recurrente entre los aficionados a este emocionante deporte pues ha suscitado fuertes y variopintas reacciones, tanto a favor como en contra.

La FIFA seguirá probándolo este año y la Asociación Inglesa de Fútbol también planea introducirlo durante la tercera ronda de la FA Cup en 2018. Buena muestra de que este sistema no para de aparecer frecuentemente en las noticias y que, a pesar de la polémica y la necesidad de pulir su puesta en escena, va a cambiar el arbitraje para siempre.

El VAR, en boca de todo el mundo

Recientemente, copó los titulares cuando fue utilizado en un partido amistoso entre Francia y España a finales del pasado mes marzo. El árbitro Felix Zwayer se valió de este sistema para corregir un par de decisiones que acabaron favoreciendo a España.

En la primera señaló que el delantero galo Antoine Griezmann se encontraba en fuera de juego al cabecear un balón al fondo de las mallas. En la segunda ocasión determinó que Gerard Deulofeu no estaba en fuera de juego al marcar el segundo tanto de España. Así, es posible que sin el VAR España no hubiera abandonando el terreno de juego aquel día con una victoria por 2-0.

¿Cómo funciona el VAR?

El VAR pretende compensar los defectos de los árbitros sobre el campo. Para lograrlo, utiliza varias cámaras que ofrecen imágenes del partido desde varios ángulos, las cuales son revisadas por un árbitro que se encuentra en una sala de control.

Si el árbitro del campo necesita aclarar una decisión, puede comunicarse con la sala de control a través de un micrófono y un auricular. Entonces, el árbitro de la sala de control puede buscar las imágenes de la cámara con mejor ángulo, reproducirlas, tomar una decisión e informar al árbitro del terreno de juego.

Por el momento el VAR solo está pensado para corregir situaciones que podrían cambiar potencialmente el desarrollo del partido. En este sentido, defensores de este sistema, como el director técnico de la IFAB, David Elleray, han enfatizado que su uso debe ser limitado para no interrumpir el ritmo natural del partido.

Sin embargo, el VAR es otra prueba tangible de que a medida que el tiempo pasa la tecnología avanza en todos los ámbitos, desde los juegos de casino online hasta la forma en que leemos las noticias, algo que también ocurrirá irremediablemente con las decisiones que se toman en los terrenos de juego.

Futbal

Los argumentos en contra del VAR

Aunque el VAR se postula como algo razonable para los aficionados al fútbol que aman la fiabilidad, no todo el mundo ha dispensado una amistosa bienvenida al nuevo sistema. Algunos sectores alegan que, cuando se introdujo el sistema por primera vez, se hizo sobre la base de que las decisiones de los árbitros raramente deberían revisarse. Su preocupación es que, aunque algunos incidentes pueden ser poco frecuentes, otros como los posibles penaltis sí se dan a menudo y hay riesgo de que el uso exacerbado del VAR se convierta más en un obstáculo que una ayuda.

Otro argumento en contra del VAR es que la polémica en torno a de las decisiones de los árbitros que normalmente las acompañan son una parte vibrante de la cultura del fútbol. Los detractores piensan que el uso de la tecnología puede arruinar el romanticismo y la pasión del deporte.

Asimismo, el argumento que apunta que el VAR afecta negativamente al ritmo y a la duración del juego no se limita únicamente al fútbol. Se introdujo un sistema similar en el rugby no hace mucho tiempo y, entre otros, el comentarista del rugby Austin Healey se quejó de que este hizo que un partido entre el Bath y el Northampton superase las dos horas de duración por la revisión de las decisiones.

Apoyo al VAR

Pero este sistema no tiene solo detractores. Por ejemplo, el entrenador francés Didier Deschamps dijo que el VAR es parte de la evolución necesaria del fútbol y que no tiene objeciones al sistema si este e justo.

Un argumento a favor del sistema es que una decisión incorrecta del árbitro puede tener consecuencias importantes en el resultado de un partido. El VAR podría evitar las victorias no merecidas y garantizar que las decisiones arbitrales sean más justas. Los defensores del VAR también han señalado que esta tecnología se emplea con éxito una en deportes como el críquet y el rugby.

Además, muchos piensan que si se dispone de la tecnología hay que utilizarla, especialmente en los partidos más importantes. No depender totalmente de un árbitro humano implica que no haya lugar para el error ni para la parcialidad.