Codere en apuros

Luis Blanco | 03 Diciembre 2018

Codere lucha por sobrevivirDespués de que la caída en picado del peso argentino se considerara la sentencia de muerte del operador de casino español Codere, ahora toda la atención se centra en la gestión y el precio de las acciones de la empresa, a la espera de ver cuál será su siguiente paso. Los inversores en concreto se han mostrado muy preocupados. Resulta más que comprensible, teniendo en cuenta que el valor de una única acción de Codere cayó de 6,20 € a 2,85 € tras la declaración de que la compañía tiene oficialmente 55 millones de euros en números rojos. Y esto solo es la cifra de lo que llevamos de año.

Al parecer, el grupo de juegos de apuestas español tiene una asombrosa deuda de 870 millones de euros, por lo que necesitará poco menos que un milagro si espera recuperarse en lo financiero en algún momento. El desplome del peso tiene mucho que ver con esta funesta situación, ya que Argentina es el principal mercado objetivo del operador.

Prevalecen graves pérdidas de mercado

Tan solo en el transcurso de este año, la empresa ha perdido más de 700 millones de euros de capitalización bursátil, representando una auténtica sangría en la Bolsa de Madrid. El hecho de que hace poco Bloomberg informara de que el principal inversor INVESCO ha decidido deshacerse de todas las acciones de Codere no le ha hecho ningún favor.

Ahora, tanto los inversores potenciales como la opinión pública son muy conscientes de lo crítica que es la situación de la casa.

La firma ha publicado sus informes de inversores para el mes de noviembre y ha dado a conocer los detalles de su plan para recuperar algo del valor perdido.

Argentina es el mayor problema

Si estudiamos la realidad, veremos que su mercado argentino desempeña un papel muy importante, debido a que, en el pasado, fue una de sus principales fuentes de ingresos. Según la empresa, la manera de avanzar consistirá en disociar el impacto de la inflación en lo que al peso respecta de su estructura financiera central. Las pérdidas resultantes del cambio de divisas son un grave problema para muchas compañías internacionales y el sector de los casinos se ve a menudo afectado por este escollo.

Sin embargo, los males de la firma no terminan aquí. El enfrentamiento con su familia fundadora aún no se ha resuelto. Los miembros de la familia Sampedro reivindican su falta de representación en la estructura administrativa corporativa así como despido improcedente y están buscando ayuda legal contra los inversores estadounidenses de la empresa.

Fuentes:

https://www.sbcamericas.com/